• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

El SESCAM destaca la labor de los profesionales de Medicina Intensiva en la mejora de la atención al paciente crítico

El director general de Asistencia Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, José Antonio Ballesteros ha participado en la inauguración de la 5ª Jornada de la Sociedad de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias de Castilla-La Mancha El director general de Asistencia Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, José Antonio Ballesteros, ha destacado hoy la labor de los profesionales de la Medicina Intensiva en la mejora de la atención al paciente crítico y, por ello, les ha pedido que sigan implicándose y sean partícipes de todas aquellas acciones que se promuevan en favor de la humanización de la asistencia sanitaria en su ámbito de actuación.

Ballesteros ha participado esta tarde en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) en la inauguración de la 5ª Jornada de la Sociedad de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias de Castilla-La Mancha, en la que profesionales de esta especialidad realizan una puesta al día en diferentes procedimientos, nuevas terapias y otras cuestiones relacionadas con la labor que se desarrolla en las Unidades de Cuidados Intensivos.

El director general de Asistencia Sanitaria ha mencionado la evolución que ha experimentado a lo largo de las últimas décadas el perfil de las patologías de los pacientes atendidos en estas Unidades. Así, según ha dicho, mientras que en los inicios de esta especialidad, en la década de los 60, la patología más frecuentemente atendida era la coronaria y los traumatismos, en la actualidad es más frecuente atender pacientes sépticos, inmunodeprimidos o con reagudizaciones de patologías crónicas, sobre todo cardiaca y respiratoria.

Este cambio en el perfil de las patologías atendidas en las UCI hace que actualmente más del 20% de los pacientes que fallecen en el hospital, lo hagan en las Unidades de Cuidados Intensivos, ha explicado Ballesteros. En este sentido, ha apuntado que incluso pacientes ingresados en centros sociosanitarios o de larga estancia acaban ingresando en los hospitales de agudos, y falleciendo en los Servicios de Medicina Intensiva, “hecho que hace 20 años nos hubiese parecido impensable”.

Estas situaciones están provocando que los cuidados al final de la vida sean hoy en día una parte importante de la Medicina Intensiva “haciendo imprescindible optimizar la calidad de estos cuidados y la comunicación entre los profesionales con el paciente y sus familiares”. En este punto, ha recordado como el Plan Dignifica promovido por la Consejería de Sanidad hace especial hincapié en la humanización, cercanía y empatía con los pacientes, cuestiones a tener muy en cuenta en las unidades de críticos.

Por este motivo, se ha mostrado partidario de promover la formación, técnica y ética, de los profesionales implicados en los cuidados al final de la vida del paciente crítico; de mejorar la calidad de estos cuidados, sobre todo en cuanto a disminuir el sufrimiento del paciente en los últimos días de su vida y mejorar la comunicación de los profesionales con el paciente y con su familia.

“Creo que debemos incorporar el concepto de una muerte digna, de asumir los valores del paciente y la familia, incorporar la donación como un cuidado más al final de la vida y establecer la necesidad de que existan protocolos de Limitación del Tratamiento de Soporte Vital, lo que facilitará la unificación de actuaciones en este sentido”, ha concluido Ballesteros.