• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

El sentimiento puertollanero en la voz y la palabra de Luis Pizarro en el pregón inaugural

Luis Pizarro y la alcaldesa Mayte Fernández Un Puerto sin mar y vela sin navío, como diría el poeta tomellosero Eladio Cabañero, definió a su Puertollano natal el pregonero de la feria de mayo, Luis Pizarro, historiador, escritor y sobre todo amante de su ciudad, que abrió el ciclo ferial por todo lo grande en un acto en el Auditorio presidido por la alcaldesa, Mayte Fernández.

Un patio de butacas acudió al completo a este espacio cultural a escuchar la voz pregonera de Luis Pizarro que llenó de recuerdos a los asistentes con infinidad de testimonios gráficos que rememoran de donde venimos y hacia donde vamos.

“En vísperas de fiesta ¿de qué te voy a hablar? ¿De enfermedades…?”, pues no, y así lo constató Pizarro, que no pudo ocultar su emoción e ilusión similar a la de un día de Reyes cuando la alcaldesa lo llamó para comunicarle su designación como el pregonero del 2016. “Se me vinieron a la cabeza mis padres, mis Reyes Magos queridos, que me formaron en la vida para conducirme hasta aquí. ¡Qué no habría dado mi padre por verme hoy hablando de su pueblo, al que tanto amó!”.

Campanas de optimismo

El pregonero recordó aquel inaugural mayo de 1895 en el que las “mocitas puertollaneras” que paseaban con las miradas “de los pimpollos” que celebraban la brillante decisión tomada por Fulgencio Arias hace 121 años. Un pregón que vino a hacer sonar alguna campana de optimismo. “Debemos pensar que no es la primera vez que Puertollano pasa por un trance difícil y siempre se ha salido adelante porque, sencillamente, y sin ambages, mi pueblo es muy grande y está forjado en el sudor y en la sangre derramada por los trabajadores a lo largo de muchos años. “No podemos confiarnos lo más mínimo, pero teniendo en nuestro ser árboles tan portentosos como los que poseemos, no debemos sino sentirnos orgullosos de lo que somos para alzarnos sobre todas las dificultades”.

Las barras de entonces y de ahora

Pizarro sugirió otra forma de vivir la feria en toda la población, con un apoyo efectivo y real a los comercios y negocios. Espacios que sirvieron de barra de desayuno en otros tiempos, como el bar Cervantes, La Almagreña y La Gabriela, en una tradición heredada por establecimientos Chocolat, Casa Margarita, Aybar, Delicias, Don Ramón, El Bomba…en los disfrutar de un buen café, dulces y churros. Como buen puertollanero después del café con leche a la búsqueda un trago del agua agria, y después de compras al mercado, en donde encontrar los mejores manjares de la tierra.

Un traje por feria

Pizarro recordó aquellas ferias en las que se anunciaban hasta tres sastrerías (Galindo, en la calle de la Tercia; Ibo, en la calle Aduana; y Arroyo, en la calle Cañas). “Era costumbre muy sana encargarse un traje para estrenarlo en feria, hasta el punto de que, andando el tiempo, hubo algún buen sastre de nuestro pueblo que en el mes de enero ya tenía nada menos que 600 trajes encargados para el comienzo del mes de mayo”.

Los nombres de Puertollano

En su alocución no olvidó algunos de los grandes nombres que ha dado Puertollano a lo largo de la historia, como Cristina García Rodero, María Dueñas o Miguel Belló, del comisario Mariano Simancas, de los catedráticos de la Complutense y de la Autónoma de Madrid Delfín Rodríguez y José Luis Viejo.

Fue más allá y en el escenario del Auditorio propuso que dos de los edificios más emblemáticos de la ciudad llevasen el nombre de la fotógrafa García Rodero y de la escritora María Dueñas. “Puertollano no se puede permitir prescindir de lucir las galas que nos otorgan estas dos grandes mujeres, que solo han merecido elogios y nunca han sido puestas en tela de juicio”.

Una creatividad que se complementa con iniciativas empresariales y de investigación como Elecnor-Deimos, Repsol, Fertiberia, Iberdrola, ISFOC o el Centro Nacional del Hidrógeno, “nos hacen pensar que necesariamente vamos a avanzar, sobre todo si resolvemos grandes retos como el de la prolongación de la autovía hacia Mérida y Lisboa, la construcción del nuevo Hospital, esa Escuela Superior de Arte Dramático que aparece en el horizonte, y nos beneficiamos de lo que nos pueda deparar de una vez por todas el célebre aeropuerto”.

Esperanza en la remontada

Luis Pizarro siente tanto orgullo de Puertollano como los leones que rugen haciendo brotar nuestro oro líquido que nos da vida y por ello espera que en un plazo no demasiado largo pueda remontar. “Tenemos la mejor sangre que corre por nuestras venas, la que nos han dado tantos años de esfuerzo y tantas gentes nacidas aquí y otros que acogimos y nos enriquecieron”.

Terminó pidiendo a los asistentes que cuando se acuesten o se levanten piensen en Puertollano, ya que asegura que saldremos adelante pese a las dificultades.”¡Viva la Feria de Puertollano! ¡Viva Puertollano siempre!”.

Cartel ganador y actuación de la Coral

Una jornada inaugural que se completó con las voces de la Coral Polifónica, dirigida por Adolfo Muñiz, en un breve concierto en el escenario del Auditorio y la entrega del premio por parte de la alcaldesa, Mayte Fernández al ganador del certamen del cartel anunciador de la feria, Adrián Fernández.