• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

El Conservatorio de Música "Pablo Sorozábal" de Puertollano cierra su programación de abril con un concierto didáctico de tecla y piano

El conservatorio de Puertollano cierra su programación de abril con un concierto didáctico de tecla y piano El Conservatorio Profesional de Música “Pablo Sorozábal” cerró el mes de abril con un concierto de tecla y piano el pasado día 27 en el Auditorio Municipal. No fue un concierto al uso y los profesores del departamento de tecla ofrecieron un hilo temático conductor que unía toda la música tocada durante la velada.

En esta ocasión, se plantearon unos viajes temporales que permitían a diferentes personajes ficticios conocer las principales características de los compositores interpretados. Fue el clave y la música de Johann Sebastian Bach quien abrió el concierto, cuando el profesor de clave del centro, realizó una fabulosa interpretación de la Fantasía Cromática del compositor germano.

La versatilidad del evento se vio cuando tomó el relevo György Ligeti, con sus enérgicas cinco piezas para cuatro manos. Los estudios de Chopin, caballo de batalla de todos los pianistas, tomaron el relevo con una extraordinaria interpretación de su primer estudio, pieza de gran dificultad técnica que hizo las delicias del público asistente.

No se abandonó el siglo XIX, cuando la danza eslava para cuatro manos en mi menor de Antonín Dvorák deleitó a los presentes en una fantástica versión que dio paso al más melancólico Carlos Guastavino, con su primer movimiento del Romance del Plata.

Se aproximaba el final del concierto, y ya no se abandonaría el siglo XX con dos piezas de Alexander Scriabin y Witold Lutosławski respectivamente.

Dos pianos

Del primero fue su Fantasía y del segundo sus virtuísticas variaciones sobre un tema de Paganini, ambas para dos pianos. La excelente interpretación de las mismas levantó al público asistente de sus asientos haciendo salir a los profesores del “Pablo Sorozábal” en varias ocasiones para agradecer el concierto.

Las intervenciones musicales del concierto se intercalaron con las risas que se producían entre las piezas gracias a las presentaciones didácticas realizadas por los mismos profesores, siempre hechas desde el humor, demostrando que la música de calidad y el humor no están reñidos, sino que son íntimos amigos.