• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

¿No habrá nadie que detenga la caída?

¿No habrá nadie que detenga la caída? Luis Pizarro · En estos tiempos en los que la entidad azul está pasando por momentos de verdadera agonía, da la casualidad de que, el pasado 4 de diciembre, ante el Badajoz, el C.D. Puertollano disputó su partido oficial número 2.500, una cifra redonda, que demuestra el poso que tiene el Club deportivo más antiguo de la ciudad minera.

Advertimos que en este cómputo están incluidos todos aquellos encuentros que se han disputado con la consideración de tales por la Real Federación Española de Fútbol, excluyendo, por tanto, los correspondientes a trofeos de diversa índole.

En este sentido, hasta ahora, las zamarras azules (o rojiblancas en otra época) han estado presentes en 386 partidos en Segunda División A, 472 en Segunda División B, 1.322 en Tercera División y 60 en Regional, todos ellos en Campeonatos de Liga.

En liguillas de ascenso, se han disputado 2 partidos en las de Primera División, 32 de Segunda División, 36 de Segunda B, y 4 para obtener la Tercera División.

Por lo que respecta a partidos de Copa (en su denominación antigua, y ahora en la del Rey), el C.D. Puertollano lleva disputados 82, mientras en Copa Federación ha intervenido en 94.

Finalmente, los 10 encuentros jugados en el antiguo Campeonato de Aficionados, elevan la cifra total hasta los 2.500 ya comentados.

Se nos ocurre que ahora, cuando aparece en el horizonte una nueva Asamblea, es buen momento para reflexionar acerca de la importancia de una sociedad como ésta, que lleva más de 63 años exhibiendo el nombre de Puertollano por toda España. Pero no sólo eso, sino además, repartiendo beneficios (a pesar de algunas tristezas) en la ciudad: algunos tan “intangibles” como alegrías inmensas, distracción, espectáculo, entretenimiento, o mostrar una práctica deportiva en la que se pueden fijar los más pequeños, etc.; pero otros tan materiales como puestos de trabajo, o los ingresos que pueden generarse para empresas de viajes, o los que pueden quedarse en la ciudad con los equipos o seguidores visitantes que lleguen, así como los originados por los lugareños. ¿Qué no es mucho? Bueno, lo que nadie podrá negar es que todo suma y lo que desde luego no aporta nada es la desaparición.

Pensamos que no hacen falta más palabras para invitar a la reflexión. Respetamos la opinión de todo el mundo y habrá a quien no le importen nada estas cosas. Nosotros, por el contrario, opinamos que ya se han producido en nuestra ciudad bastantes desgarros y pérdidas como para que ahora (¿no amamos tanto el deporte?) nos importe un bledo que esto se vaya al garete. Ni lo merece la historia del Club, ni la ciudad, ni los jugadores y técnicos que ahora defienden en todas las categorías con grandísimo honor esa camiseta azul que es gloriosa por orgullosa, pues representa a Puertollano.